googleNo sin dificultades, y después de una prolongada serie de reuniones de carácter confidencial, finalmente se llegó a un acuerdo entre el gobierno y el gigante informático Google para que la empresa de Menlo Park instale un centro de datos de escala mundial en el departamento de Canelones. La sede funcionará en la Zona Franca Parque de las Ciencias en un espacio de de más de 20 hectáreas, según informó hace unos días el semanario Búsqueda. Y poco más se supo sobre el asunto; 128 medios diciendo exactamente lo mismo con otras palabras es lo único que podían... hasta hoy. En un esfuerzo plagado de antecedentes, este medio pudo acceder a detalles aún no revelados del acuerdo y de las dificultades que debieron sortear para hacer posible la llegada de Goog, del gigante informát, de la empresa de Menlo Pa, ¡ufa, ya saben de quién estamos hablando!, a estas tierras. Compartimos con ustedes los aspectos más conflictivos de la negociación.

- Un mes entero llevó explicarle a Google que nuestro país sí contaba con un cable de fibra óptica oceánica (condición sine qua non para la instalación del data center) cuando ellos decían que era imposible. Decenas de mails y chats después, se logró hacer entender que Asunción no era capital de nuestro país y, de allí en adelante, se pudo seguir normalmente con la negociación.

- Otro aspecto que dificultó el acuerdo giró en torno a un dato que el propio Google proporcionó: el 95,46% de las consultas uruguayas sobre teclados (en el buscador) tenían que ver con el retiro de yerba y migas de bizcochos de los mismos. De ese universo, el 71,38% terminaba optando por comprar otro teclado. Google no estaba dispuesto a hacerse cargo de un presupuesto que excedía tremendamente el promedio mundial de sus gastos en ese rubro, motivo por el cual propuso prohibir el mate y los bizcochos en sus oficinas en Uruguay. De más está decir que esa condición era inaceptable, acordándose que el gobierno uruguayo, a través de Antel, se haría cargo del presupuesto en teclados que excediera lo calculado por Google.

- Vinculado con el tema anterior. Como todos sabemos, es tradicional en Google instalar salas con jueguitos para entretenimiento de los empleados. La empresa tuvo que retirar los trampolines y toboganes del diseño uruguayo, a solicitud del MSP, por la alta probabilidad de quemaduras que podrían sufrir aquellos que pudieran andar termo bajo el brazo y se olvidaran de cerrarlo al hacer uso de las instalaciones.

- Una situación en el que no hubo entendimiento y en el que el gobierno uruguayo debió ceder: utilizar “gugle” y no “guguel” para referirse al data center. Por más que se intentó explicar nuestra idiosincrasia idiomática con casos como los de los electrodomésticos James o la pasta dental Colgate, los de Menlo Park no cedieron y los negociadores de nuestro país debieron retroceder con el pedido.

- Otro punto que enlenteció el acuerdo: no había manera de explicarle a la empresa que hacer un doodle con la bandera uruguaya para celebrar el 25 de agosto era un anacronismo (ver imagen que acompaña esta nota). Gracias a la invalorable colaboración de la profesora de historia Graciela Bianchi, la negociación se prolongó mucho más de lo esperado, llegando al punto de casi caer el acuerdo cuando se discutió el tema Irak, hecho que finalmente no ocurrió.

Para finalizar, vale aclarar, que no todos fueron problemas durante el proceso. Muy por el contrario, existieron rápidos acuerdos en varios puntos. A modo de ejemplo: entre risas, la empresa aceptó de buen grado que la construcción se realizara al “estilo uruguayo”; esto significa que tras la colocación de la piedra fundamental, lo primero que deberá construirse es el parrillero y la barbacoa, para luego sí comenzar con el data center alrededor.

Seguiremos informando.


LEA TAMBIEN...

Monsanto ofreció al gobierno uruguayo yerba mate transgénica resistente al frío

Paraguay: Se prohibió el ingreso del presidente uruguayo José Mujica a una recepción oficial

Falcao ratificó los dichos de Giménez: "No pude concentrarme en todo el partido, me volvió loco"

Compartir entrada en WhatsApp