amodioGrande fue nuestra sorpresa, revisando el correo electrónico de nuestro portal, al encontrarnos con una misiva fechada el 23 de mayo y que llevaba la firma de Héctor Amodio Pérez. Tan grande resultó que no prestamos atención a la casilla de email de quién la enviaba ( Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. ), cosa que hicimos un rato después, llegando a la conclusión de que se trataría de una de las formas utilizadas por el “Negro” Amodio para hacer indetectable su ubicación. A diferencia de las seis anteriores, esta carta refleja el pensamiento del ex tupamaro sobre la actualidad, analizando inclusive las repercusiones de sus propios escritos anteriores. ¿Un incomprendido? ¿El Judas uruguayo? ¿Una víctima de las circunstancias? ¿Una persona que no tiene a nadie que lo quiera como para decirle que se viste espantoso? Juzguen ustedes…

Compro un circo y me crecen los enanos. Llevo casi treinta años esperando para volver al ruedo y el mismo día que lo hago, a no sé quién se le ocurre subir unas fotos de un putón patrio en bolas; todos hablan de una tal “Silqui” y yo, bien gracias. No importa, de peores he salido. Sé que mis profundos conocimientos en las religiones dhármicas, que me han permitido sobrevivir todos estos años, me darán las herramientas para reencauzar este karma, transformándolo en energía positiva.

Yendo al punto. Cuando vi en El Observador que, para entender mis cartas, tuvieron que agregar un glosario, me cuestioné un poquito si no estaba resultando algo anacrónico con mis mensajes. Mis profundos conocimientos en psicología, me permitieron realizar una rápida autoterapia y darme cuenta de que, en realidad, estaba sublimando el miedo a la vejez y a la muerte, y que eso no era malo. Pero tampoco es bueno estancarse en el pasado, a riesgo de ser considerado un “viejo gagá”, y es por eso que le envío a El Observador este séptimo escrito con temas de actualidad (nota de la redacción: una de dos, o nuestra dirección de email está muy cerca de la del diario en la agenda de Amodio, o esa preocupación sobre la vejez y la muerte se irá diluyendo despacito, despacito, con el tiempo).

Mujica ya está en China, en busca de convenios comerciales y donaciones de ese país para Uruguay. Mis profundos conocimientos en economía, que me han valido para ganarme la vida, me permiten inferir que Mujica se ha transformado en un viejo manguero. Me extraña no haberlo detectado cuarenta años antes, cuando fumaba como un murciélago, no compraba tabaco nunca, y lo consideraba solamente un manguero, a secas.

El gobierno argentino obligó a los bancos emisores de tarjetas de crédito que operan en Argentina a limitar a 100 dólares por trimestre la cantidad de dinero que sus usuarios podrán retirar en Uruguay. Mis profundos conocimientos en geopolítica, que me han sido útiles para mantenerme en estos tiempos, me permiten deducir que Argentina está desesperada por no dejar escapar un dólar de sus bancos, y que tanta medida artificial le va a explotar en la cara, tarde o temprano.

La situación del Club Nacional de Football es más que preocupante. Mis profundos conocimientos en deportes y política deportiva, me hacen pensar que a Rodolfo Arruabarrena le queda poco tiempo en el club, y que las presiones ejercidas desde distintos puntos de la falange tricolor, llevarán a Hugo De León a la dirección técnica del club.

Gabriel (nota de la redacción: suponemos que se refiere a Pereyra), estás avisado, a partir de la próxima carta les empiezo a cobrar como columnista (es un chiste, te mando un abrazo).

Héctor Amodio Pérez

PD: Ñato, mirá que mi propuesta de colaborar contigo en el ministerio, ordenándote los papeles, sigue en pie. Espero tu respuesta.

Seguiremos informando.


Compartir