luganoEn una charla informal con Librumface, tras el partido en el que la selección uruguaya empató uno a uno con su similar de Paraguay, el defensa oriental y capitán Diego Alfredo Lugano dio a entender que, después del partido con Chile, se retiraría del seleccionado uruguayo para dedicarse exclusivamente a su actual club (el Málaga) y a la publicidad de yerba mate. “La vida es una cuestión de momentos, y a partir del martes creo que es la mejor decisión”, comentó.

“¿Te diste cuenta como cabeceé en el gol de Paraguay? Parecía que tenía un plato en la cabeza”, comenzó diciendo Lugano, “yo sé que fue un accidente de los que pasan miles en un partido, pero más allá de eso, está claro que para mí, el martes se cierra un ciclo”, afirmó.

Repreguntamos sobre el significado de la frase “un ciclo que se cierra”, Diego fue muy claro: “La vida es una cuestión de momentos, y a partir del martes creo que la mejor decisión es que yo deje la celeste para incorporarme a pleno al trabajo en mi club y a la publicidad, que tantas satisfacciones me ha dado, más que cabecear (se ríe nerviosamente). Por cómo me siento en este instante (viernes, después del partido) me iría ahora mismo, pero sé que no puedo agregarle más problemas al Maestro (por el técnico del seleccionado uruguayo, Oscar Washington Tabárez)”.

Sobre el porqué de su determinación de dejar la celeste, Lugano fue breve y contundente: “La cosa es simple, y no quiero ser repetitivo, pero el martes para mí se cierra un ciclo”.

Consultamos a Lugano sobre los próximos pasos del, hasta el martes, capitán del seleccionado. Nos respondió: “A partir del partido con Chile, salgo directo para España y me pongo a disposición del Málaga para el partido del próximo fin de semana. En un mes, más o menos, vuelvo a Uruguay unos días para firmar un spot nuevo para Yerba Cabral compuesta. Y hasta junio todo tranquilo, porque la selección tiene fecha libre y recién nos toca contra Venezuela allá... Y ahí vuelvo para el nuevo ciclo de dos partidos (bueno, para nosotros es sólo uno)”.

Para finalizar, y antes de retirarse, le preguntamos sobre el futuro de la selección si no se rescatan puntos en Santiago: “No quiero pensar en eso. Pero si ocurriera tal cosa me veo como la pobre muchacha tunecina, Amira, que va a ser lapidada hasta morir, en un país donde no existe la pena de muerte. Se entiende, ¿no?”, concluyó.

Seguiremos informando.


Compartir