iglecineEs la noticia del hombre que mordió al perro. Contra todas las tendencias existentes en la región, el pastor principal de la Iglesia Dominical Ortodoxa, Frederick Schumann, acaba de anunciar en conferencia de prensa que la congregación que representa vendió su sede central en Montevideo a una de las principales productoras de películas del mundo, que instalará allí una sala para 1500 personas. No se proporcionaron detalles del comprador ni la cifra que habrían acordado las partes, pero se espera que la flamante sala cinematográfica esté operativa en tres meses.

“Estamos viviendo un momento muy especial de la fe y de la Economía”, señaló Schumann a los periodistas convocados en la (hasta hoy) sala principal de la Iglesia Dominical Ortodoxa, ubicada en la Avenida Bolivia cerca de Portones Shopping. “Somos una iglesia pequeña, de origen alemán, y no estamos fuera de la realidad que aqueja a Europa. Lamentablemente, los avatares de la crisis nos obligan a desprendernos de ciertos proyectos que teníamos para América Latina, y nuestra sede de Montevideo es uno de ellos”, afirmó.

Consultado sobre el comprador del local, se limitó a responder: “Poco puedo decir en este momento, ya que un acuerdo de confidencialidad nos impide dar ciertos detalles de la transacción. Sólo puedo adelantarles que se trata de una importantísima productora vinculada al país que más películas produce en el mundo. Según nos informaron, sería la primera instalación de Bollywood fuera de su zona de influencia habitual”. Tras aclarar que “Bollywood” no fue un error de pronunciación, consecuencia del marcado acento alemán de su correcto español, y que efectivamente se estaba refiriendo a la industria cinematográfica con sede en Bombay (India), el pastor Schumman no quiso dar más detalles de la negociación, como por ejemplo cuál fue el monto que se pagó por la futura sala cinematográfica. Sin embargo, fuentes cercanas a la Iglesia Dominical Ortodoxa reconocieron después de la conferencia, que no se incurriría en un error periodístico si se hablara de una cifra cercana al millón de dólares (suponemos que los vericuetos gramaticales para dar la información de esta manera, surgen de la necesidad de no incurrir en algún tipo de pecado).

Finalmente, el pastor tuvo unas palabras para los cientos de fieles que se encontraban allí, en el momento del anuncio: “queremos que nuestro rebaño esté tranquilo, no los vamos a abandonar. Ya se encuentran encaminadas las negociaciones con el shopping que está aquí cerca (Portones), donde alquilaremos un local para continuar realizando nuestras reuniones habituales. Dios está en todas partes, no lo olviden”.

Seguiremos informando.


Compartir