lodeiroEmpezó la Copa América con un comienzo brasileño exitoso y desastroso a la vez, todito gracias al VAR. Las hordas estaban prontas para bajar de los morros, tenían todo coordinado para pasar por el hospital para llevar la cabeza de Neymar en una picota y luego arrasar los estadios desde Natal a Hermenegildo, por eso la Conmebol actuó a tiempo y los hizo subir de nuevo para tomar impulso (y ganar tiempo, así que para el tercer partido le va a regalar seis goles en offside).

Argentina, jugó como nunca y decepcionó como siempre. Los colombianos los pasearon de principio a fin y como no quedaron satisfechos con la paliza, les encajaron una exportación de café vencido y otra de coca cortada con Buscapina.

Por su parte los chilenos, cual cura párroco de Fukuyima, abusaron del jardín de infantes japonés y ya están programando los festejos del tri campeonato en la plaza Italia con pisco tsunami y terremoto.

Paraguay, por su parte, empató 2 a 2 con Dakar. O sea DA KAR, que hasta hace 3 días sabíamos que existían sólo por el rally. Dakar que, como no tienen jugadores de fútbol, mandan espías de la KGB dakarí para que se escabullan por las noches, masturben a los jugadores de las concentraciones europeas y hurtar el espermatozoide del que pise más la pelota e implantárselo genéticamente a un ovulo robado a alguna adolescenta sudamericana. O sea Dakar, ninguna persona medianamente educada sabe si Dakar queda en África, Asia o es un país inventado para el War. Con DA KAR empataron. Impresentables.

Y por último Uruguay que se tomó revancha de la paliza de la sub 20 y vapuleó a un Ecuador que estaba más desconcertado que cuando tiraron la cisterna del baño del hotel y vieron que el agua giraba para el otro lado

Un Muslera descartado para el partido contra Japón porque se agarró un principio de hipotermia en la gélida área celeste. Para colmo al final del partido lo abrazó Pereiro.

Un Godín y un Josema que como no había nada para defender se fueron al ataque para no aburrirse y después subieron a la tribuna para comprar milho con queijinho.
Laxalt y el pelado Cáceres, uno compartiendo recetas de trencitas por Instagram y el otro sacándose fotos en bolas con las garotas que fueron al estadio.

Un Nandez que se cansó de subir al ataque y como se cansó, empezó a subir con la patineta por la banda hasta que se le trancó en el pasto y se la dio en la pera lo que le costó la sustitución.

Un Suárez que esperemos que no se siga reproduciendo porque sino cada vez que haga un gol va a necesitar media hora para darse besos en los dedos de las manos y los pies. Aunque, pensándolo mejor, sería divertido verlo festejar si tuviera 21 hijos.

Y un Cavani que como llegó tarde al estadio porque fue en Agencia Central, fue desplazado de su lugar natural (como lateral derecho, obvio) y entonces se fue caliente al ataque donde los clavó haciendo esas piruetas antinaturales que a cualquier ser normal le costaría una fractura expuesta de páncreas.

La figura del partido, como no podía ser de otra manera, fue Lodeiro. No es nada destacable porque pese a los imbéciles que osaron criticarlo, nosotros siempre mantuvimos nuestra coherencia dándole para adelante a tan excelso jugador. No des bola Nico.


Por Jessica Putin, prima de Vladimir, periodista deportiva del programa radial Vestite & Andate. Clic AQUÍ para conocer más.


LEA TAMBIEN...

Volvió del trabajo y encontró en su dormitorio un local de Grido Helado

“Puédamos Style”, el plan masón para llevar a Tabaré Vázquez a la presidencia

Por error, periodista extranjero cubría las elecciones en Paraguay desde Montevideo

Compartir entrada en WhatsApp