Para fines de esta década o principios de la siguiente, Uruguay contará con una montaña de altura superior a los 1.000 metros, muy por encima de su punto más elevado actual, el cerro Catedral, con 514 msnm (metros sobre el nivel del mar). Los gobiernos departamentales de Montevideo, Canelones, Maldonado y San José, llegaron a un acuerdo con la Facultad de Ingeniería de la UDELAR (universidad estatal), para la construcción de una montaña a partir de los desechos domiciliarios e industriales de los cuatro departamentos.

El director de Desarrollo Ambiental de Montevideo, Juan Canessa, expresó en conferencia de prensa brindada por todos los actores, que la construcción del ´Monte Artigas´ (ese sería el nombre de la futura montaña) es un proyecto que fue estudiado durante muchos años, en silencio, por representantes de las cuatro intendencias y de la facultad. "Hoy por hoy, consideradas todas las variables que trae consigo algo de semejante magnitud", expresó, "estamos en condiciones de anunciar que la posibilidad es más que viable, es posible. Le vamos a dar a la basura, un sentido".

Por su parte, el decano de la Facultad de Ingeniería, el ingeniero Héctor Cancela, se centró en los detalles técnicos: "Hemos puesto a nuestros mejores profesionales y estudiantes a trabajar en la forma que se construiría, llegando a la conclusión que el sistema escalonado de ´terrazas´ es el más eficaz, tanto para la construcción como para su utilización turística, una vez que se logre forestar la construcción". Una presentación en PowerPoint complementó las apreciaciones del decano, mostrando paso a paso como se irían construyendo los diferentes ´pisos´ de la montaña, así como también el equipamiento y materiales que se utilizarán para el tratamiento de los desechos, en busca de la solidez necesaria para mantenerse en pie.

Luego llegó el turno del director general de Gestión Ambiental de Canelones, Leonardo Herou, quién brindó un aspecto nada menor del proyecto ´Monte Artigas´: "no debemos perder de vista que, por lo menos por 200 metros, esta montaña superará en altura al rascacielos Burj Khalifa de Dubai, transformándose en la construcción humana más alta del mundo. Ya sabemos como somos los uruguayos de afectos a romper récords, así que ese será un estímulo adicional para llevar adelante la obra".

Los representantes de San José y Maldonado estuvieron a cargo de las preguntas de la prensa. Consultados por los medios sobre la ubicación de la montaña, José Oyarbide (subdirector de Medio Ambiente de Maldonado), contestó: "estamos estudiando el tema. Sabemos que algo tamaño porte no se puede poner en cualquier lado. Invitaremos a participar al Ministerio de Vivienda y Medio Ambiente, para encontrar el lugar ideal, tanto del punto de vista ambiental como turístico", siendo interrumpido por el representante de San José, Manuel Rosetti, que complementó, en tono humorístico: "en realidad sabemos donde la vamos a ubicar, pero no queremos decirlo para que no se nos instale Greenpeace antes de empezar". Entre risas, se dio por finalizada la conferencia.


Compartir