eleuterioPara el común de los mortales, la contaminación de todos los cursos de agua potable del Uruguay es la consecuencia de décadas de ineficacia de entes y organismos de fiscalización a la hora de controlar los efluentes de los cuatro o cinco emprendimientos industriales instalados en las orillas de ríos y arroyos de nuestro país. A pesar de que la afirmación anterior es absolutamente cierta, la paranoia galopante de nuestro ministro de defensa, Eleuterio Fernández Huidobro, (sólo equiparable con su mitomanía), ha logrado transformar esta crisis en oportunidad, convirtiendo una cadena interminable de torpezas en un plan estratégico militar que tiene por objetivo evitar una futura invasión de nuestro país en busca del vital recurso hídrico, que será inexistente en cuestión de años. El plan “Criando batracios”, está en marcha.

Espionaje militar, introducción de personal afín al ministerio de defensa en la burocracia de los entes, controles técnicos de las corrientes de agua que no son tales, son sólo algunas de las tareas del plan que lleva adelante Fernández Huidobro para llegar al 2015 sin que exista siquiera un aljibe que contenga agua en condiciones para el consumo humano, y evitar así (por la vía de la carencia de oferta) cualquier intento invasor de las potencias hegemónicas. Esta información, brindada por una fuente cercana al ministerio (a la que llamaremos El Español) vino acompañada con documentos que certifican sus afirmaciones. En su parte medular, el informe principal reza lo siguiente:

“Plan Criando Batracios (PCB). Fase I: se destinarán los recursos humanos necesarios para infiltrarse en las líneas de OSE, Ministerio de Medio Ambiente y organismos de fiscalización, con el objetivo de mantener el status quo del proceso de control del estado de las aguas y, aunque sabemos que es casi imposible, empeorarlos. Cada elemento asignado al PCB recibirá un mail desde la cuenta Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. con más detalles. Firma: El Narigón Jefe.

También según El Español, la Fase I del PCB fue todo un éxito y ya se encuentran en diseño las fases II y III, que consisten en infiltrarse en las ONG ambientalistas con el objeto de emparentarlas en el accionar de sus similares de Gualeguaychú (al menos para los ojos algo xenófobos de los uruguayos) y también pelear por la reducción presupuestal en la UDELAR para que (según las propias palabras de nuestra fuente) "los catedráticos de las facultades de ciencias se dejen de joder”.

Seguiremos informando.


Compartir