demasiado bello(Riad, Arabia Saudí, Agencia EPS) El sonado caso de los tres ciudadanos de Emiratos Árabes que fueron repatriados “ante el temor de que las mujeres pudieran sucumbir a sus encantos”, dio la vuelta al mundo. Los tres jóvenes emiratíes (de nombres Omar Al Borkan Gala, Zayhet Al Makmut y Al Barnhu Kabe Zadhevac), participaban del evento The Jenadrivah Heritage and Cultural Festival en Riad (capital de Arabia saudí), siendo expulsados del festival (y del país) por la razón antes señalada. En medio de la repercusión generada, muchos fueron los tweets y mensajes privados que llegaron a nuestra agencia comentando que uno de los involucrados no sería nativo de Emiratos Árabes, sino de Uruguay. Investigaciones realizadas por nuestros corresponsales en ambos países, nos permitió confirmar que el rumor era cierto, y que Al Barnhu Kabe Zadhevac es, en realidad, Alvaro Leonardo Panizza, nacido en Montevideo en 1987. A través de una entrevista telefónica, pudimos saber más de él y de las circunstancias que lo llevaron a estar en una situación tan extraña para un ciudadano occidental.

“Yo estaba haciendo las inferiores en Bella Vista (club de fútbol uruguayo)” comienza diciendo Panizza, “y, la verdad, no veía muchas posibilidades de ascenso profesional en mi país. Y eso que era un buen enganche, le pegaba con las dos piernas y tenía gol. Ta, no te digo que fuera Messi (risas), pero me las ingeniaba”, afirmó. “Al ver que, a los 18 años, ningún club más importante (con todo respeto a Bella Vista que me trató muy bien) se interesaba en mí, decidí irme con un amigo a probar suerte en algún país donde fuera más rentable la práctica del fútbol. Ni pensé en Europa, porque sería muy difícil, así que terminé en Emiratos Árabes, donde me fue bastante fácil entrar al Bani Yas de la primera división… dicendo que era argentino, claro (risas)”. ¿Por qué no continuó con la práctica deportiva, siendo aún tan joven? “Una lesión rebelde me dejó afuera del deporte profesional. Pero como me gustó mucho el país y su gente, decidí quedarme en Abu Dhabi. Conseguí un empleo en el Departamento de Cultura de la ciudad y pude cambiarme el nombre, cosa que hice sólo porque no quería ver sufrir a mis amigos de acá tratando de pronunciar ‘Álvaro’ o ‘Leonardo’ (se ríe)”.

Cuando hablamos de la belleza y de la situación vivida a causa de ella, le da mucha gracia. “A quienes me conocen del liceo Zorrilla (instituto secundario del Uruguay) no les puedo mentir, saben que nunca le gané a nadie. No sé si era el más feo de la clase, pero andaba cerca”, comentó Panizza. Después de unos segundos de silencio, reflexionó: “Mirá que no es tan difícil cambiar el look.  Una barba bien prolija, unas cejas retocadas, alguno de los mil productos para aumentar las pestañas, un buen bronceado (acá es facilísimo obtenerlo), un turbante coqueto y listo, sos Brad Pitt. Ojo, en mi caso las pestañas son naturales, si no lo aclaro mi madre me mata (risas)”.

Finalizando la entrevista, le preguntamos sobre el futuro de aquí en más, después de semejante fama adquirida de sex symbol. “No te voy a mentir, pienso aprovechar todo lo que pueda la situación. Mi página de Facebook tiene varias decenas de miles de fans más, estoy soltero… Vos ves. ¿Tenés un sacapuntas? (risas). En lo personal y laboral, pienso seguir en la misma, pero con la esperanza de que esta notoriedad que apareció instantáneamente pueda darme alguna mejor opción, quien te dice…”, concluyó.

Seguiremos informando.


LEA TAMBIEN...

El Twitter llegó al Presidente Mujica

Petru Valenski enfrentará juicio por daño moral

Uruguay ya tiene su bebé de nombre Facebook


Compartir

Buscar en Librumface