cotugnoEn una nota realizada por Subrayado, el arzobispo de Montevideo, Nicolás Cotugno, desmintió que él ordenara la salida del padre Gonzalo Aemilius del Liceo Jubilar. En dicha entrevista, Cotugno enfocó el tema en dos aspectos: no fue decisión suya el retiro de Aemilius de la dirección del colegio, y el éxito del proyecto educativo se debe basar en la fe. “Gonzalo tú tienes toda una vida por delante y tienes que prepararte para potenciar todos los dones, pero no sólo para el Liceo Jubilar sino para toda la iglesia de Montevideo, Uruguay y donde el señor (sic) te llame”, afirmó Cotugno al informativo y así fue publicado en su página web. La archimencionada tiranía de los tiempos televisivos, sumada a la proverbial incapacidad de los periodistas que trabajan en esos medios para repreguntar, fueron factores que nos obligaron a realizar una segunda entrevista que permitiera complementar los conceptos vertidos por Cotugno en Subrayado.

Fuimos recibidos en el despacho principal del Arzobispado de Montevideo. El sacerdote nos saludó con su conocida calma y esa voz propia de alguien que parece portar una cúpula en su cabeza permanentemente. Comenzamos el reportaje.

Librumface - ¿Cómo se entiende que usted, una jerarquía superior, le plantee al padre Aemilius que tiene mucho para dar fuera del Liceo Jubilar y no se interprete eso como una remoción del cargo?

Cotugno – Es muy sencillo. En este país, gracias a Dios, campea la democracia a diestra y siniestra. Quizás demasiado a siniestra (se ríe). Y en democracia, cualquier subalterno en cualquier área, puede negarse a la sugerencia de su superior. Y la iglesia no es la excepción (nos reímos).

Lib - ¿En serio cree eso que acaba de decir?

Cotu – Sí, por supuesto. Es más, Gonzalo (Aemilius) estuvo de acuerdo y con mi planteo y aceptó ser enviado lo más lejos posible del Liceo Jubilar, para que viera que el colegio seguía funcionando, a puro impulso de la fe.

Lib – En la entrevista de Subrayado usted dice, y cito: “donde el señor te llame”. Ese “señor”, ¿refiere a Dios o a usted?

Cot – El señor es el señor…

Lib – Emmm, bueno, bien… Otra pregunta: ¿por qué se refiere al sacerdote como “Gonzalo”, siendo que siempre lo llamó “padre Aemilius”?

Cotu – No sé. Ni me había dado cuenta de tal cosa.

Lib – Volvamos a una respuesta anterior. Hablar de que el éxito del colegio se basa en la fe, ¿no es desmerecer la muy terrenal tarea realizada por el sacerdote y los funcionarios de la institución?

Cotu – De ninguna manera. Toda actividad humana se rige por la fe. Si Gonzalo fue exitoso en su proyecto, se debió a la fe y no a otra cosa. El catolicismo está lleno de ejemplos como el del Liceo Jubilar, dónde la fe supera al esfuerzo humano.

Lib – ¿Puede nombrar algún caso?

Cotu – Por supuesto. Cuando Dios multiplicó los panes y los peces, ¿usted cree que lo hizo a fuerza de amasar y pescar como loco? No, fue la fe.

Lib – Una última pregunta y no lo molestamos más, arzobispo: ¿usted puede afirmar que toda estas aclaraciones sobre la situación del padre Aemilius, no están motivadas por el reciente descubrimiento de la cercanía que existe entre el sacerdote y el Papa Francisco?

Cotu – Por Dios, no. Me puse muy contento cuando su Santidad llamó a Gonzalo y resaltó su obra. Y fue por dos razones: por un lado, es un reconocimiento a nuestro arzobispado (aunque no lo nombró) que le permitió desarrollar su proyecto, y además ese hecho refuerza nuestro punto de vista, ya que Aemilius estaba a miles de kilómetros del Liceo Jubilar y la institución seguía funcionando…

Lib – Muchas gracias por su tiempo, Monseñor…

Cotu – Permítame un par de cosas más. Por un lado, desearles a los fieles unas muy felices pascuas de resurrección y aprovechar para avisarle al diputado Fernando Amado que ya agendamos el pedido de disculpas, por lo del matrimonio igualitario, para el año 2500, más o menos. Tanto el diputado, como el resto de las personas, deben saber que la iglesia, en esto de pedir disculpas por algo, se toma su tiempo. Gracias.

Nos retiramos con el convencimiento de que seguiremos informando.


Compartir