montevideoTodo comenzó en una multitudinaria marcha en defensa de la laicidad. El joven Francisco Equilat, al igual que otros miles de orientales, se presentó para reclamar en contra de la pintada del cartel de Montevideo (ubicado en la explanada de Kibón) con los colores del arco iris, convencido de que esa medida viola flagrantemente el carácter laico de nuestro país. Equilat, reconocido heterosexual de su comunidad, tras sufrir un pequeño tropiezo y apoyarse en la "o" final de Montevideo, se volvió puto. La familia, su novia, el propio Equilat e inclusive otros integrantes de la marcha, no descartan la posibilidad de iniciarle un juicio civil a la Intendencia por provocar la homosexualidad del joven manifestante.

Consultado por nuestro portal, Francisco Equilat narró esos segundos fatales que cambiaron su vida: "Convocado por las redes sociales, sin dudar un segundo, preparé mi cartel con la frase 'No a la ideología de género' y como vivo cerca llegué enseguida, quedando en la primera línea de la multitud. En un momento, tuve la poco feliz idea de sacarme una selfie con mi pancarta y el cartel de Montevideo de fondo, para subir a Instagram. Tropecé al caminar para atrás buscando un mejor plano y, para no caerme, terminé apoyándome en la letra 'o' del cartel. Casi instantáneamente me volví puto (solloza unos segundos)... Es terrible, ya no sé qué hacer ni cómo reordenar mi vida, todo por culpa de la Intendencia de Montevideo", concluyó.

La familia del joven no encuentra consuelo. Memé, la mamá de Francisco, nos habla del muchacho y de los pasos que piensan seguir: "Francis siempre fue un muchacho muy heterosexual, con noviecitas y todo, esto que le pasa hoy es muy doloroso... Pero que sepa Daniel Martínez que esta ofensa a los que queremos usar sanamente un espacio que es de todos y lo que le hicieron a mi hijo, no le va a salir gratis", sentenció. En la misma línea de razonamiento se expresó Vicky, novia de Francisco: "Esto está re de menos. Todavía no entiendo como pasamos de compartir todo a no querer saber más nada de mí. Yo lo amo y darme cuenta de que, en un segundo, se volvió puto es insoportable. Sólo quiero que el intendente, el alcalde y hasta el propio presidente me devuelvan al Fran que yo conocí y que estoy segura de que él también quiere volver a ser", afirmó.

Un ex edil, participante de la marcha y cuyo nombre solicitó no ser mencionado, tuvo también duras palabras para con la medida de pintar las letras de "Montevideo" utilizando los colores de la diversidad y, por supuesto, con la difícil situación que atraviesa Equilat: "Francisco es un joven que defendió con su orientación sexual el avasallamiento de la laicidad perpetrada por la imposición de la ideología de género que lleva adelante la IM; para mí es un mártir. Vamos a recuperar ese espacio arrebatado a todos los montevideanos de bien y vamos a recuperar a Francisco, cueste lo que cueste y caiga quien caiga".

Quisimos obtener una declaración de algún jerarca de la intendencia cercano al tema, pero todos se excusaron amablemente de emitir cualquier comentario, según nos dijeron, por recomendación del departamento jurídico del oganismo.

Para finalizar, pudimos saber por fuentes generalmente bien informadas, que tres pastores (uno pentecostal, otro neopentecostal y un tercero neoneopentecostal) se ofrecieron desinteresada y gratuitamente para asistir a Francisco Equilat, prometiéndole inclusive una cura para su padecimiento, si cuenta con la fe necesaria.

Seguiremos informando.


LEA TAMBIEN...

El estadio de Peñarol se techará si las mujeres aceptan no entrar por tres años

Kusturica: "la película de Mujica corre riesgo de no salir por quedarnos sin el apoyo estatal"

Dramático: un joven heterosexual tocó el cartel de Montevideo y se volvió puto


Compartir

Buscar en Librumface